Y ahora lo veo...



Tantas palabras gastadas…
Tanto tiempo perdido…
Tantos recuerdos frenándome por el camino…
Tantos sentimientos quemándome por dentro…

Había tanto de tanto que me saturé…
Mi razón desapareció…
Mis sentidos se colapsaron…

El camino que siempre estuvo ahí desapareció, estuve perdida entre tu niebla por dudar…
La culpa eran las piedras del camino por las que mis pies desnudos caminaban sin rumbo…
La nostalgia eran las cadenas con las que me atabas a un nosotros…

Tu, el espejismo de mis necesidades…
Tu, deseo reprimido, eco de un susurro ya pasado…
Tu, esa parte de mi que ya no soy…

Y ante mi, apareció el paraíso…
Un oasis que me abrió los ojos, me hizo escuchar la brisa que trae el mensaje de mis pensamientos acompañados del dulce aroma a paz, mientras mi piel se estremece por ese estado de libertad en el que me encuentro…

...Y ahí está…
...El camino ante mí…
...Mi vida...




No hay comentarios:

Publicar un comentario