Marioneta…






¿Nunca te has sentido como una marioneta? Vestida de diversos colores, con una cara maquillada ocultando la expresión de las facciones y teniendo la sensación de que todas las personas que conoces fuesen los hilos que manejasen tu vida y tu simplemente te dejas llevar, sin poner ningún tipo de resistencia porque piensas que así funciona el mundo, simplemente aceptando esa condición de muñeco y haciéndote un pequeño hueco en cada historia personal.

Parece algo divertido, entretenido y sobre todo fácil pero, ¿y si la marioneta quisiese decidir, elegir que hacer en cada momento, expresar sus sentimientos y dejar de poner caretas falsas a la gente que le rodea? Y que cuando eso pasase, cada hilo que la ata se fuese soltando lentamente liberando a la persona que realmente se esconde detrás, haciéndola caminar hacia la madurez.

Siempre intentando comprender o contentar a la gente de mí alrededor, dejándome llevar por sus sutiles movimientos sin pensar que realmente no era eso lo que sentía, pensaba o quería…Sentir que los mismos hilos que me movían, al mismo tiempo me asfixiaban, ataban o me hacían tropezar...

Y aquí estoy, en mi "liberación de los hilos"...


Cansada...





Cansada…

Mis huesos molidos vuelan con la brisa vespertina…

Sin forma, ni color… ¿voy persiguiendo una utopía?

Mis pies se arrastran borrando las huellas de hoy,

convirtiéndolas en un sendero hasta casa…


Esa casa que no es hogar…

Ese hogar que es mi meta en esta vida…

Esa meta que es desconocida para mí…


Perdiéndome por el camino…

No sabiendo si buscar una entrada o una salida…


¿Cómo encontrar lo que nunca has sentido?

¿Cómo sentir lo que nunca has vivido?

¿Cómo vivir lo que nunca has tenido?

¿Cómo tener lo que nunca te han enseñado?

¿Cómo aprender a buscarlo?

¿Cómo buscar un pensamiento abstracto?

¿Cómo hacer un pensamiento realidad?

¿Cómo de real es un hogar?


El espejo se rompe…

Sigo sin comprender los porques…

No encuentro respuestas…

¿Vendrán otros siete años de mala suerte?


Continuará…

Asuntos pendientes...




He vuelto a soñar con ese trozo que me falta,... 

Ese grano de alma que se quedó en la mitad del reloj de arena,
intentando luchar por no pasar al otro lado
por miedo a que se acabe nuestro tiempo... 

Se congelan imágenes,...
Se reprimen deseos...
Y en nuestro puzzle siempre falta una pieza... 

Dame ese pedazo de ti que necesito tener en mí... 
Sólo tú puedes completarme... 
...Tú...

Mi asunto pendiente...