Ombligo...



Ombligo….

Sol del Universo…

Centro de toda atención,
Sólo por y para ti…

Ombligo…

Agujero de un donuts…

Escudo que sólo sirve para olvidar carencias,
Esas que siguen ahí pero que olvidas…
Sentimiento vacío…
Autoestima minada…

Ombligo…

Centro de la diana…

Amnesia temporal de lo demás,…
No importan los círculos concéntricos que te rodean,
Los dardos que van en tu búsqueda han perdido su ruta…
Para ti ya no hay valor en el esfuerzo…

Ombligo…

El triple “Yo” sale de tus labios en cada frase…
No das pie a que haya un “Tu”…
Y si se cuela, das pie al “Nosotros” para que tu persona esté presente…
Olvidando que quizás el mundo te necesita…
Pero estás tan maravillado con tu luz que has dejado de ver…

Ombligo…

NADIE...


A todo aquel que se acerca, le alejo…
Sino se aleja…Me alejo…
Y vuelvo a ser yo y mi dolor…
Sola y soledad…

Nadie sabrá todo lo que mi pecho puede llegar a sentir, sufrir, amar...
Porque mi corazón está minado,…
Lleno de pólvora,
viviendo la mecha de la vida y el fuego de cada sentimiento…

Porque mi corazón es como un iceberg,…
Sólo ves la parte entera
jugando con sombras que ocultan
la desolación congelada mar adentro…
Hundido para que otros floten…

Nadie sabrá por todo lo que he llegado a pasar...
Ideas preconcebidas,
sombras que me acompañan,
huellas que no se borran en mis mares de lágrimas…
Vuelven a mi las pesadillas y el desvelo,
día y noche se repiten las imágenes,
revivir momentos aparentemente aparcados
que atropellan mi integridad…
Marcándome en cada paso, en cada latido…

Nadie me entenderá…
La razón va de la mano de un puzzle…
sentimientos incomprensibles,
piezas que no encajan,
infinitas oportunidades y una meta lejana…
Vueltas en espirales para llegar a mis sentidos…

Esta intensidad me desborda,
elecciones erróneas y acertadas…
Nadie las verá ni valorará…
Y ahí vuelve la gran sombra que absorberá su dolor
Mitigará su nostalgia
Y hará que mi partida sea un breve recuerdo…

...Nadie…
…Sólo mi corazón sabe todo esto…