Se acerca



Se acerca…

Otra vez vuelve puntual la soledad.
Largas noches de espera a que llegue tu partida…

Otra vez estoy sentada a tu lado,
Viendo a tu pecho dar sus últimos respiros…

Otra vez intentando levantarte,
Sintiendo que mi fuerza no fue suficiente…

Otra vez buscándole a él porque de mi ni te acordabas,
Últimas palabras clavadas en mi alma…

Y después nos separaron…
Sin despedidas,
Sin abrazos,
Sin besos,
Sin un adiós…

Entonces supe que ya no volverías…

Y cada año vuelve el dolor, la nostalgia, la tristeza y las lágrimas…

Ahora entiendo que tuviera que irse,…
Ya no odio al Dios omnipotente por no haberla curado,
Pero si por haberme dejado sin ella…

Es el egoísmo de una niña indefensa ante el mundo…
Porque la necesitaba,
Porque ella era el centro de mi vida y mi vida se derrumbó,
Porque me perdí…
Y todo esto vuelve arrasando mi alma sin remedio cada año…

KITKAT

Ojalá quedase una amistad sincera entre nosotros para poderte contar…

Sin pensar en las palabras, segundas intenciones, en lo que fuimos, ahora somos y en lo que podremos ser…
Sin querer que todo parezca complicado, sin poder hacer que sea sencillo.

Me encantaría decirte que seguí sin ti; cada hora era una nueva cuesta arriba en la que estaba sola, en la cárcel que me abandoné; en las largas noches de lágrimas en las que te necesité y no te encontré, en los días que te esperé y no volviste, en las tardes que luchaba para no caer. En que fue mi decisión y que tu culpa no mejoró las cosas.

Me gustaría que me hubieses visto crecer, en como la piel de adolescente se convertía en llagas de fortaleza a cada paso hacia la mujer que soy, reafirmándome con pies de plomo en cada decisión tomada, en como la mirada inocente de una chica puede volverse comprensiva, complaciente y eterna…Y allí, en la retina de mi historia fui guardando tu recuerdo como uno de mis tesoros más preciados.

Qué fácil era sentir que podíamos hablar, reír, opinar, incluso discutir durante horas, que complicado parece cuando hay todo un ovillo de sentimientos en medio de todo nuestro caos.

Entenderme, ese gran misterio que nunca llegaste a descubrir...Y que complejo sigue siendo a día de hoy.

Y aquí estoy, intentando explicarte que simplemente crecí, que te dejé pero que la razón de mi marcha alcanzó sus frutos hace poco con sus disculpas, su te quiero y mi perdón, que ella ya no tiene ningún poder sobre mi, que no se si el camino para alcanzar mi meta era el mejor, pero ahora estoy bien, estaré bien y ya no hay dolor, sufrimiento, culpa o pena.

Sé que la confianza y el cariño que tenemos es increíblemente fuerte, que perdurará a través del tiempo y es por eso que en ese otro tiempo, podremos contarnos con detalles nuestras historias, cuando la tensión vuelva a ser tranquilidad, cuando nuestros tiempos hayan pasado, cuando volvamos a ser sólo 2 amigos.