Cadena de favores




Suave, lentamente...

Como un susurro secreto entre nosotros,
vas iniciando tu camino por mi cuerpo...

Tu aliento cálido abrazando cada poro de mi piel.

Temblando entre tus manos,
silenciada por tus labios,
tú como un esclavo sin mandato
sirves a mi placentera voluntad.

En las húmedas olas creadas por el deseo,
en nuestro lecho bailamos al son de la danza de tambores...

Déjame perderme en ese espacio entre miradas...
Ser siendo sin ser...

Pensándote entre mis sábanas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario