Hace 10 años...




Abriendo los ojos te dejo atrás...

El Sol, mi gran desdicha,
la Luna, mi salvadora
para estar contigo un poco más.

Mi tristeza nace con la vida,
mi alegría revive con la muerte
únicamente del astro inerte,
haciendo del cielo una noche angelical.

La brisa de la noche son sus manos
que tiernamente acarician mi pelo,
su movimiento es un canto bello
y mientras lo oigo me acurruco en sus brazos.

Las estrellas del cielo serían
el brillo de sus ojos adorables,
de la fuerza y ese cuerpo admirable
que hace varios años aun vivía.


- A mi madre-

No hay comentarios:

Publicar un comentario